BOLETÍN FORO SOCIAL

Cualquier contenido de esta página puede ser usado o reproducido libremente.

LEE, BÁJETE LA EDICIÓN IMPRESA DE LOS BOLETINES DEL FORO SOCIAL DE SEGOVIA
¡¡¡YA ESTÁN TODOS!!!

jueves, 14 de abril de 2016

Manifestación en Segovia bajo el lema “Sin, República,no habrá cambio”


Una manifestación encabezada con el lema "Sin República No habrá cambio" ha partido de la plaza del Azoguejo pasadas las 19:30 horas para reivindicar en Segovia " La III República " este 14 de abril de 2016, se cumplen 85 años de la proclamación de la II República Española. colectivos sociales,sindicatos, partidos y ciudadanos de Segovia han exigido la III República y recordado lo que supuso la experiencia del periodo republicano de 1931 al 1936, así como reclamando verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo. Han recorrido la calle Real, paradas con lecturas en monolito en homenaje represaliados del franquismo, estatua de Agapito Marazuela, estatua Antonio Machado para finalizar en la plaza Mayor donde se ha dado lectura a un manifiesto:




COMUNICADO 14 DE ABRIL

 De las organizaciones: CCOO, Colectivos de Jóvenes Comunistas, Colectivo Republicano “Antonio Machado”, Equo, Federación Republicanos, Juventudes Socialistas, Partido Comunista de España (marxista-leninista), Segoentiende y Segoviemos. 

Segovia, a 14 de abril de 2016

 A lo largo de esta legislatura del Partido Popular, y especialmente al final de la misma, hemos tenido que escuchar constantemente mensajes triunfalistas que solo pretenden ocultar la dura realidad del país. España sigue inmersa en la crisis, con indicios de que se profundice, y con cotas de desigualdad nunca vistas: es el segundo país de Europa en el que más ha crecido la desigualdad entre 2007 y 2014, sólo superado por Chipre; con el 29,2% de la población, unos 13,4 millones de personas, en situación de pobreza (2014), 2,3 millones más que en 2008. Las 20 personas más ricas del país tienen una fortuna igual a los ingresos del 20% de la población más pobre (9 millones). En 2015, el 1% más rico concentró tanta riqueza como el 80% más pobre. El paro (oficial) está en el 21 %, a pesar de los cientos de miles de nuestros jóvenes que se han visto obligados al exilio forzoso, y más del 12,5 % de nuestros asalariados, debido a sus sueldos de miseria, son pobres. 

Esta realidad social no viene caída del cielo sino que es resultado de las políticas impulsadas en los últimos años por los abanderados del neoliberalismo, en beneficio de los capitalistas y en contra de las clases trabajadoras. 

En el plano político asistimos a una deriva autoritaria del Estado, con medidas y leyes que buscan cercenar derechos y libertades fundamentales (especialmente la libertad de expresión) y poner trabas a la protesta y a la movilización obrera y popular. Ahí está los casos de Airbús, de los titiriteros, etc. 

Esta degradación democrática allana el terreno a posibles formas fascistas de gobierno; degradación que no afecta solo a nuestro país. La Unión Europea está llevando a cabo políticas como el bárbaro acuerdo UE-Turquía, que rubricó el Gobierno español, que están alimentando a los movimientos y fuerzas de extrema derecha. Entendemos que es vital combatir con firmeza esta deriva autoritaria y al racismo, la xenofobia y el fascismo. Mañana puede ser tarde. 

Por otro lado, vemos cómo el régimen monárquico, por su herencia franquista y naturaleza de clase, es un paraíso para magnates industriales, banqueros, especuladores y para la Iglesia Católica. También para corruptos y ladrones de guante blanco, como hemos podido ver, una vez más y últimamente, con los papeles de Panamá. Pero al tiempo es un infierno para cada vez más españoles, que son condenados a la pobreza, al hambre y al paro. 

En junio hará dos años que la Monarquía, desprestigiada como nunca, tuvo que renovarse para tapar sus vergüenzas. Pero sigue, como no podía ser de otra forma, igual de podrida, dando apoyo y cariño a sus “compi-yoguis” corruptos y acosadores (presuntos, claro) y con sendas hermanas del rey que son unas sinvergüenzas y llevan años, una, y décadas, la otra, robando (siempre presuntamente) al erario, a todos los españoles. A esos millones de españoles que están sin empleo o trabajamos para ganarnos dignamente la vida y que para ellos solo somos “merde”. 

Lamentamos que toda la labor poselectoral destinada a la conformación de un nuevo Gobierno esté dejando en la penumbra la trágica situación social de la mayoría. Pareciera que fuera más importante ocupar sillones que resolver los acuciantes problemas de millones de españoles. En este punto, nos manifestamos por la derogación de la LOMCE; de la reforma fiscal en favor de otra justa y de carácter progresiva, que grave fuertemente a los ricos, a las grandes empresas y haga pagar menos impuestos a los pobres, a los trabajadores; abogamos por el aumento del gasto público; y por la derogación de las dos reformas laborales y el establecimiento de una regulación laboral que fortalezca al trabajador, que es quien crea riqueza, y sus organizaciones sindicales. 

Llevamos casi dos años de estéril desmovilización, debido al largo ciclo electoral y a aquellos que todo lo apuestan al sufragio electoral, que ha facilitado la puesta en marcha de una segunda transición que sigue la máxima de Lampedusa: “cambiar algo para que todo siga igual”, para que sigan mandando los mismos. Ese es el cambio que propugnan algunos. 

Sin embargo, la pobreza y la miseria, el paro, la insultante desigualdad, el robo sistemático y sin vergüenza a todos los españoles por parte de los “patriotas” de la cartera, la corrupción, la falta de democracia, el peligro del fascismo, todo ello pide a voces un verdadero cambio político, un cambio profundo, de raíz. Ese cambio vendrá fundamentalmente por la unidad y la movilización política de todos aquellos que están sufriendo en sus carnes las agresiones del neoliberalismo, del Régimen de los mercados; por la unidad y movilización de los trabajadores, de los empleados públicos, de los estudiantes, de las mujeres y jóvenes de nuestra clase, de los autónomos, pequeños empresarios, etc.; de la lucha unitaria de nuestro pueblo contra aquellos que les explotan, oprimen y condenan a una vida de miseria y contra el estado que les defiende y ampara a los opresores: contra el capital y su régimen monárquico; por la república. 

¡Adelante, juntos, hombro con hombro unidos en la lucha! ¡Sin ruptura, sin república, no habrá cambio! ¡Viva la República! ¡

España, mañana, será republicana!

 Antonio Ramon álbum República de España.