BOLETÍN FORO SOCIAL

Cualquier contenido de esta página puede ser usado o reproducido libremente.

LEE, BÁJETE LA EDICIÓN IMPRESA DE LOS BOLETINES DEL FORO SOCIAL DE SEGOVIA
¡¡¡YA ESTÁN TODOS!!!

viernes, 18 de marzo de 2016

Segunda Jornada «Otro mundo es necesario, otro mundo es posible» Xenofobia institucional. Refugiados

 
Al final de esta entrada puede verse el video de esta jornada.

La segunda de las Jornadas del Foro Social de Segovia "Otro mundo es necesario, otro mundo es posible" que se celebran en la Academia de Historia y Arte de San Quirce (antigua Universidad Popular) de Segovia, trató el tema “Xenofobia institucional. Refugiados”.

El ponente propuesto, Miguel Urbán, no pudo asistir, pues se encuentra, en viaje de urgencia, en Honduras, formando parte de la delegación internacional “Justicia para Berta Cáceres” junto con el diputado Pedro Arrojo, la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo Nora Cortiñas y la exmagistrada de la Corte Suprema de Justicia en El Salvador, Mirna Perla entre otros. Esta delegación investiga el asesinato de Berta Cáceres y del herido Gustavo Castro.

En su lugar, Carlos Serrano, miembro del Foro Social de Segovia, introdujo el tema explicando que nos encontramos ante la mayor crisis de la Unión Europea (UE) desde la II Guerra Mundial, con más de medio millón de refugiados en la Unión Europea tan solo en la segunda mitad de 2015 y más de 80.000 en las cuatro primeras semanas de este año. Ante esto, la UE responde con vallas, militarización de fronteras y odio al diferente.

También señaló que no se trata únicamente de un problema de Siria, pues se extiendo también a Irak, Afganistán y otros países, y no es únicamente un problema militar, puesto que las migraciones también se producen por motivos económicos, como muy bien sabemos en España, donde muchos miles de personas han tenido que migrar a lo largo de la historia y hoy día miles de jóvenes deben migrar en busca de una situación mejor.

Terminó reflexionando sobre las causas que nos han llevado a esta situación, que, a buen seguro, no son tan lejanas a nosotros, pues parece plausible pensar que en el centro del problema se encuentran problemas que nos son cercanos, tales como el energético, el de consumo excesivo, el de políticos que no representan la voluntad de su pueblo y el de los intereses personales de quienes manejan la economía y el trabajo.

A continuación tomó la palabra Ángel Luis Fernández, también miembro del Foro Social de Segovia, quien comenzó su intervención señalando que no estamos tratando un problema geopolítico, sino un problema humano que ha provocado, entre otras cosas que la mitad de la población Siria (de más de veinte millones de habitantes) haya tenido que abandonar sus hogares en migraciones internas o externas.

Incidió en hacer notar que países limítrofes han acogido a más de cuatro millones de refugiados, mientras que la UE, con una mayor capacidad económica, no ha estado a la altura. Con su actitud, la UE se enfrenta a su propia historia, y surge una cuestión ¿Europa no ha aprendido nada de su historia, de los campos de exterminio y de las consecuencias de eliminar a quien es diferente?

Conviene, en este punto, acudir a la Declaración Universal de Derechos Humanos, especialmente en sus artículos 1, 13 y 14, referidos a la igualdad de todos los seres humanos en libertad y derechos y a la libertad de movimientos y de residencia.

También reflexionó sobre el uso de palabras clave, tales como “legalidad”, término del que se echa mano cuando conviene y otras veces se deja de lado, o la palabra “islamofobia”, asociada fácilmente a conceptos de violencia, radicalización, terrorismo… Tras estas explicaciones se dio paso a dos breves documentales que enmarcaron el tema: el primero de ellos desde el punto de vista geopolítico e histórico y el segundo mostrando el lado más humano de la situación.

Para terminar se explicó brevemente el vergonzoso preacuerdo firmado por Turquía y la UE, en el que a cambio de seis mil millones de euros y ventajas para Turquía en los viajes a la UE, se comercia, sin tapujos, con seres humanos, condenándolos a vivir en condiciones infrahumanas y, en muchas ocasiones, a la muerte.

Tras las exposiciones se abrió un turno de palabra entre el público asistente en el que se trataron temas tales como el acogimiento, los distintos discursos institucionales, la guerra y el dinero como causas motrices del conflicto, el posicionamiento de los ciudadanos en contra de un sistema que nos lleva a estas situaciones y otros.

El acto terminó con la información de la charla-coloquio que mañana, día 19 de marzo, cerrará estas jornadas, que llevará por título “Por un nuevo proyecto de país” y correrá a cargo de Manuel Monereo.



DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS
"Artículo 14

1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas."

CARTA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA UNIÓN
EUROPEA

Artículo 18
Derecho de asilo
Se garantiza el derecho de asilo dentro del respeto de las normas de la Convención de Ginebra de
28 de julio de 1951 y del Protocolo de 31 de enero de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y de
conformidad con el Tratado de la Unión Europea y con el Tratado de Funcionamiento de la Unión
Europea (en lo sucesivo denominados «los Tratados»).




Articulo de Rodrigo Gonzalez Martin Defensor del Ciudadano de Segovia;


Por una Europa solidaria: Sí a los refugiados

Nadie puede declararse ignorante de la grave crisis de las personas refugiadas, cientos y miles de personas que desde hace años están llegando a las costas de Grecia, de Italia, especialmente, procedentes de Siria, Afganistan, Africa. Leemos crónicas desgarradoras, vemos imágenes sangrantes, recibimos todo tipo de informaciones a cada cual más insoportable en todos los medios. A pesar de mantener enfoques diferenciados, nadie puede inhibirse a la que consideramos como la más dramática tragedia humana de este incipiente siglo XXI. Sacamos de entrada un primera conclusión: qué poco hemos aprendido de las miserias sufridas y en buena medida provocadas por nosotros mismos en el siglo XX.

A la vez que sentimos un extrema compasión por las personas, más del 60% mujeres y niñas y niños, que sufren unas condiciones de vida de insoportable inhumanidad, violencias de género, discriminaciones y tratas de personas, abusos de todo tipo, miserias, hambre, maltrato, caemos en la cuenta del debilitamiento de Europa y las confusiones, cuando no abandonos, de los principios más básicos que decimos haber creado y que fundamentan la llamada cultura europea, la justicia, la libertad, la igualdad, la dignidad humanas, los derechos humanos que sostienen la Carta fundacional de la UE. Y vemos cómo surgen de manera desconcertante los populismos y demagogias, los miedos y egoísmos generalizados, que no disimulan posturas racistas y xenófobas. Europa está rompiendo los grandes Convenios y Convenciones de Derechos Humanos firmados (Convención del Estatuto del Refugiado, ONU en Ginebra de 1951; el Convenio Europeo de los Derechos Humanos, en Roma de 1950 y, por supuesto, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ONU en París de 1948), así como su larga memoria de acogida de asilados, refugiados, marginados de todo tipo, con el resurgir de ideologías que creíamos superadas. De Callais a Idomeni, crecen los muros y las alambradas y sentimos con amargura que la UE se va rompiendo, fragmentando, con divisiones territoriales repletas de barreras que visualizan los peores fantasmas de otros tiempos no tan lejanos...

Vídeos de esta jornada.